Datos

LA DIABETES MELLITUS, UN IMPORTANTE PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA EN MÉXICO Y EL MUNDO

En los últimos 60 años nuestro país ha experimentando un cambio demográfico dónde la población mayor de 65 años ha incrementado y la menor de 10 años ha disminuido. Aunado a esto, las causas de muerte más frecuentes han cambiado. En el pasado, las personas fallecían por enfermedades infecciosas; en la actualidad hay más muertes por enfermedades crónicas no transmisibles como las cardiovasculares, la diabetes mellitus y el cáncer.

¿Cuál es el problema?

La diabetes mellitus forma parte de las enfermedades crónicas no transmisibles, que actualmente representan los problemas más importantes de salud en México; esta enfermedad es causada por la deficiente producción de insulina por parte del páncreas cuando el cuerpo es incapaz de utilizarla de manera benéfica y comienza a generar resistencia.

Lo anterior provoca que la glucosa no entre en las células y la cantidad en la sangre aumente, como consecuencia, se manifiestan múltiples síntomas en el paciente, como:

– Sed intensa

– Aumento en la frecuencia y cantidad de las micciones.

– Aumento en el apetito y síntomas generales como cansancio, debilidad, pérdida de peso, etc.

Si este padecimiento no se diagnostica o se trata de manera oportuna puede provocar diferentes discapacidades en el paciente como: disminución de la agudeza visual, calambres en las extremidades y sensaciones anormales como quemadura en las plantas de los pies, diarreas frecuentes, plenitud gástrica e, incluso, gangrena en las extremidades inferiores provocada por la oclusión de vasos sanguíneos que algunas veces termina en amputación. También se presenta daño renal progresivo que lleva al paciente a sufrir insuficiencia renal crónica tratada con diálisis (para limpiar la sangre de los productos tóxicos), en casos extremos, se necesita un trasplante renal.

La diabetes también es asociada a la hipertensión arterial que causa accidentes cerebrovasculares e infartos del miocardio, disminuyendo la esperanza y calidad de vida. Todo esto se puede presentar en aquellos pacientes que no modifican sus estilos de vida o no reciben tratamiento de manera adecuada.

La prevalencia de esta enfermedad ha crecido progresivamente en los últimos 40 años, debido al incremento del sobrepeso y la obesidad, reconocida como la causa principal de la diabetes tipo 2 (adquirida) y cuyo riesgo es mayor conforme aumenta la edad, así como el porcentaje de obesidad y sobrepeso.

A nivel mundial se calcula que en 2014, 422 millones de adultos tenían diabetes, y en nuestro país la prevalencia ha crecido según las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición, de 7.2% de la población en 2006, a 9.2% en 2012, y a 9.4% en el 2016, siendo más frecuente en las mujeres (10.3%) que en los hombres (8.4%), sin embargo, se considera que hay cerca de un 50% de personas adultas que son pacientes con diabetes y no lo saben, por lo que contando estos casos la prevalencia podía ser tan alta en México como el 14.4%, que representa entre 10 y 11 millones de mexicanos.

El predominio de la enfermedad rebasa el 26% en las personas entre los 50 y los 60 años de edad, pero también cada vez se observan más casos de diabetes mellitus tipo 2 en niños y adolescentes obesos. La diabetes es además la segunda causa de muerte en nuestro país. En el año 2017, fue la causa del fallecimiento de más de 100,000 mexicanos; por otra parte se sabe que después de 20 años de padecerla sin un control adecuado, el 10.1% de los enfermos habrán presentado un accidente vascular cerebral (trombosis o hemorragia del cerebro) un 25.9% habrán desarrollado un infarto del corazón, y hasta un 53.8% habrán muerto, sea por las causas anteriores u otras agregadas.

Es posible prevenir la diabetes tipo 2 con un estilo de vida saludable, que consiste en una alimentación balanceada, consumo de agua simple, practicar ejercicio físico al menos 30 minutos al día, 5 veces a la semana; no fumar y llevar un control estricto de peso para evitar la obesidad. Estos hábitos saludables deben fomentarse desde la niñez, ya que incluso los bebés recién nacidos, son menos propensos a la obesidad si son alimentados al seno materno por lo menos durante los 6 primeros meses de la vida.

Por otra parte es muy importante la detección oportuna de está enfermedad. Es necesario acudir a revisión medica por lo menos una vez al año, aunque no se presenten síntomas.

En caso de padecer diabetes, los pacientes deben ser disciplinados, cambiar sus estilos de vida, hacer ejercicio, dejar de fumar y tomar sus medicamentos para poder tener una esperanza de vida con calidad sin desarrollar complicaciones. Sentirse bien no implica que la enfermedad ya desapareció, pues generalmente esto nunca sucede y por ello se requiere de cuidado permanente.

 

La presencia de diabetes en México y el mundo ha ido aumentando aceleradamente en los últimos 40 años; es una enfermedad crónica que requiere cambios en los estilos de vida y tratamiento médico permanente, así como una vigilancia estrecha para evitar o detectar tempranamente sus complicaciones y, con ello, poder disfrutar de una esperanza de vida con calidad.

La innovación tecnológica ha permitido el desarrollo de herramientas digitales para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas. Vitadat es una aplicación móvil diseñada para que los pacientes con diabetes mellitus tipo 2,  puedan llevar un registro adecuado de sus niveles de glucosa, lleven una dieta adecuada y realicen ejercicio con regularidad.

¡Descárgala ahora!

Dr. José Á. Córdova Villalobos.

Ex Secretario de Salud y de Educación Pública de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *